Contra el testado en animales: nuestra política

En LUSH no compramos materias primas a ninguna empresa que teste en animales de cualquier forma o para cualquier propósito.

Para la elaboración de nuestros productos frescos hechos a mano solamente compramos a compañías que no experimentan con animales ni pretenden hacerlo en un futuro.

De esta forma evitamos que nuestro dinero vaya a parar a empresas que llevan a cabo este tipo de prácticas. No nos fijamos solamente en el material que adquirimos, sino en el comportamiento general de la empresa a la hora de realizar sus testados. Esto significa que, aunque una empresa ofrezca algún material no sometido a testados, si encarga o lleva a cabo testados en animales por cualquier otra razón no compraremos sus productos.

No importa qué testado en animales se lleve a cabo, da igual si es para la industria farmacéutica, alimentaria o para la industria cosmética, si ellos por alguna razón testan en animales, no podrán convertirse en uno de nuestros proveedores. 

También tenemos en cuenta la estructura corporativa de la empresa para ver si está económicamente vinculada a otra empresa que realice testados por encargo o gestionen testados en animales. 

Esta política significa que podemos estar seguros de que el beneficio que obtienen nuestros proveedores cuando compramos sus materias primas no se invierte en testados en animales. Y también significa que no hacemos negocios con empresas que tengan una postura ética diferente a la nuestra.

Cuando creamos Lush lo hicimos llevando a cabo esta política, y creemos que esto demuestra que es posible inventar, fabricar y llevar al mercado una gama completa de productos sin haber pasado por un testado animal. Nuestros fundadores lanzaron esta política en junio de 1993, cuando aún trabajaban en su anterior empresa, Cosmetics To Go. Así que cuando comenzaron Lush en 1995, lo hicieron aplicando esta política que seguimos usando desde entonces.


¿Qué supuso la legislación REACH (registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias químicas) para la política de LUSH?

REACH es un nuevo reglamento de la Comunidad Europea relativo a las sustancias químicas y su uso seguro (CE 1907/2006). Sus siglas (en inglés) se refieren al registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias químicas. 

El objetivo de REACH es mejorar la protección de la salud humana y el medio ambiente a través de la mejora y la identificación temprana de los riesgos que las sustancias químicas suponen para la naturaleza. A diferencia de las regulaciones previas, REACH elimina todas las tareas y las responsabilidades de las autoridades competentes y las transfiere a la industria. Introdujo procedimientos uniformes y requisitos de testado de todas las sustancias. 

Registro - De acuerdo con el Reglamento REACH, todas las sustancias importadas o producidas en la Unión Europea en cantidades de 1 tonelada al año o más deberán registrarse. El registro requiere 8000 datos por sustancia, el respaldo de estudios y resúmenes de las revisiones. Los productores de una misma sustancia podrán crear un consorcio y compartir los costes de los expedientes.

Evaluación – Hay dos tipos de evaluación:

La Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) se encarga de la evaluación del expediente. Los funcionarios comprueban la totalidad del expediente, evalúan formalmente los datos y realizan otras propuestas de testados.

Las autoridades competentes de cualquier Estado miembro pueden iniciar y llevar a cabo la evaluación de sustancias si pueden justificar la sospecha de que la fabricación y uso de dicha sustancia pone en peligro la salud humana o el medio ambiente. REACH trata de evaluar la seguridad de las sustancias químicas para la salud humana y el medio ambiente, por lo que describe los testados que se deben llevar a cabo para ver el impacto que tienen. Los testados utilizados para evaluar la seguridad de las sustancias químicas se llaman pruebas de toxicidad, y normalmente suponen el envenenamiento de conejillos de Indias, conejos, pájaros, peces, ratas y ratones, a pesar de que actualmente existen alternativas no animales.

Autorización – Las sustancias sujetas a autorización solo pueden ser usadas si el particular ha sido autorizado y el usuario conoce los requisitos establecidos en el permiso, o si el uso está exento de la obligación de concesión de licencias (por ejemplo, usos intermedios). 

La nueva legislación REACH sobre sustancias químicas nos afecta mucho más que a otras políticas sin crueldad: mientras que antes era posible cumplir todos los rigurosos requisitos legales de seguridad sin ninguna crueldad, esta nueva legislación hace que nuestros proveedores corran el riesgo de verse involucrados en testados realizados por terceros. La nueva legislación REACH sobre sustancias químicas afecta a nuestra política. Tal y como ya hemos indicado, nuestros proveedores no pueden estar involucrados en testados en animales ni encargarlos a otros proveedores o fabricantes que estén involucrados en testados con animales, los empleen o los encarguen, sea cual sea la razón.

No obstante, tras la introducción de REACH, hemos tenido que hacer una excepción inevitable en nuestra política: si un proveedor se ve involucrado en testados en animales debido a los requisitos ineludibles de la legislación REACH, tenemos que "aceptarlo". A pesar de que reconocemos la excepción inevitable de esta legislación, LUSH continúa animando a sus proveedores que tienen que realizar testados por seguridad, a utilizar métodos de testado alternativos y a financiar el desarrollo de otros métodos sin animales. También buscamos la manera de cambiar el origen o la fórmula de un producto para eliminar cualquier ingrediente que pase a testarse en animales.

Lush hace hincapié en esto y trabaja para que algún día dejen de realizarse testados en animales y éstos se encuentren protegidos por la legislación en todo el mundo.


Dificultades / otras políticas de testados

Ninguna otra empresa sigue esta política. Esto supone que, a menudo, no se nos incluye entre las empresas que quieren erradicar la crueldad simplemente porque las organizaciones que realizan las listas:

  • No entienden nuestra política
  • No cuentan con una casilla donde meternos, por lo que tendrían que crearnos una sección a medida, ya que nuestra política supera sus estándares
  • Solamente incluyen en sus listas empresas que se amoldan a su esquema
  • A lo mejor simplemente no están de acuerdo con nuestra forma de resolver el problema, ¿quién sabe?

No obstante, muchas organizaciones para la protección de los animales sí ven la solidez de la política de Lush y se enorgullecen de incluirnos en sus listas como empresa sin crueldad, aunque no nos encontremos en la misma categoría que sus otros estándares. Es difícil seguir nuestra política, que implica que tenemos un abanico de proveedores menor que el de otras empresas.


¿Cómo pone en práctica Lush la política de testados sin animales?

Tal y como hemos dicho, Lush no realizará ninguna compra a empresas que lleven a cabo o encarguen testados en animales bajo ningún concepto (con la inevitable excepción de la legislación REACH). Para asegurarnos de que cada proveedor cumple nuestras normas llevamos a cabo una revisión anual sobre el no testado en animales para todos nuestros proveedores.

Cada año enviamos además la declaración de no experimentación con animales a nuestros proveedores por correo electrónico.

El proveedor cuenta con un mes para rellenarla y devolvérnosla.

Si no nos devuelven la declaración rellenada (incluso después del tiempo otorgado al proveedor para responder cualquier pregunta) y firmada o si falta información, el proveedor se clasificará como "no autorizado" y tendremos que obtener el ingrediente de otro proveedor que sí cumpla los requisitos.

En caso de que un proveedor o material sea clasificado como "no autorizado", se añadirá al "registro de materiales no conformes", que incluye la siguiente información:

  • PLU
  • Material no conforme
  • Fecha de no conformidad
  • Prioridad
  • Proveedor actual
  • Comprador responsable
  • Fecha de la sustitución
  • Nombre del nuevo proveedor
  • ¿Comprobación de testados sin animales?
  • Fecha de presentación a los laboratorios
  • Testado del producto sobre
  • Respuesta del laboratorio
  • Fecha de autorización
  • ¿A partir de cuándo podemos utilizarlo en la producción?
  • Si falla, ¿por qué?
  • Siguiente paso

Al final de la revisión, se redacta un informe y se envía a las personas adecuadas de la empresa.

La "lista negra" interna se actualiza y se comparte con las personas adecuadas.

Todos los países en los que se fabrican los productos de Lush y que compran sus propios materiales deben llevar a cabo una revisión anual de los testados sin animales.

Las instalaciones de producción de Lush en Australia, Canadá, Croacia y Japón envían su informe al Reino Unido, donde se distribuye entre las personas adecuadas.

Todos los años, un auditor independiente lleva a cabo una auditoría de los registros de Lush.

También se buscan los materiales que se hayan sometido a ensayos de REACH, y se intentan cambiar cuando es posible.

Si compramos directamente en origen o al fabricante, les pedimos que confirmen si se han llevado a cabo ensayos en algún momento, cuándo decidió la empresa comprometerse a no volver a realizarlos y, si se han llevado a cabo para REACH, por qué, cuándo y para qué.

No solamente confiamos en que los proveedores rellenen y firmen la declaración, sino que también investigamos a cada empresa.

Comprobamos los materiales que venden, quién es el propietario, con qué otras empresas están relacionadas, etc. También verificamos si registran o venden sus productos en otros mercados que requieran testados en animales por ley, etc.

Al firmar la declaración, nuestros proveedores confirman que, en caso de que la información que proporcionan en la declaración cambie, se lo comunicarán al equipo de compras de LUSH inmediatamente.

Visualiza el vídeo que hemos hecho para explicar REACH.