¿Está cerca el final de las pruebas de laboratorio en animales?

 

Coincidiendo con el anuncio de los ganadores del Lush Prize 2018, la escritora de Lush Times Katie Dancey-Downs pregunta a los expertos si el final de las pruebas de laboratorio en animales está cerca.

 

 

Cuando la Dra. Carol Treasure habla de las pruebas sin animales, no utiliza la palabra "alternativa". No le gustan las connotaciones negativas que puede tener, como si las alternativas a las pruebas con animales fueran, de alguna manera, la segunda mejor opción. La fundadora y CEO del laboratorio de ensayos sin animales XCellR8, ubicado en el Reino Unido, dice que es todo lo contrario: “La ciencia que se ha desarrollado en las últimas décadas es mucho mejor”.

"En XCellR8 estamos usando células de piel humana, donadas a través de fuentes éticas. También utilizamos modelos reconstruidos de piel y ojos humanos", explica en una charla del evento Lush Showcase 2018, que tuvo lugar en Mánchester.

Cuando Carol comenzó a trabajar en este campo, los ensayos sin animales no estaban demasiado bien considerados. Ahora, según afirma, esta área de trabajo ha demostrado que la fisiología humana puede ser modelada con mucha más precisión.

En 2013, XCellR8 ganó el Lush Prize, que tiene la misión de erradicar la crueldad animal en los laboratorios. Pero desde que se lanzó el Premio anual en 2012, ¿nos hemos acercado al fin de las pruebas en animales?

 

Las regulaciones en el mundo

Los requisitos para hacer pruebas en animales varían en cada país, lo que ya trae un buen número de problemas, según Emily McIvor, asesora de política científica de PETA en el Reino Unido.

“La falta de concordancia entre las diferentes regulaciones significa que una empresa puede hacer pruebas en un país, donde supuestamente están prohibidas, para un mercado diferente y no revelar que el ingrediente es un ingrediente cosmético", explicó Emily en Mánchester.

"Podrían testarlo como si fuera un producto de limpieza u otro tipo de producto. Por eso, las regulaciones deben ser lo más estrictas posible", añade.

Emily explica también cuál es el argumento más convincente para crear una nueva legislación: “Lo mejor es mostrar que hay empresas que lo hacen, que tienen éxito y que sus productos son seguros. Así es como se puede hacer".

En la India e Israel están prohibidos los ensayos con animales en cosmética. En la UE, ningún producto cosmético final puede probarse en animales, tampoco los ingredientes. Además, los productos cosméticos testados en animales no se pueden comercializar ni vender en Europa, sin importar el lugar del mundo donde se hayan testado. Pero la cosa no es tan sencilla.

Mientras haya un reglamento complejo la vida de los animales está en peligro. La legislación REACH, de la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas, reforzó la pruebas de seguridad para grandes cantidades de ingredientes químicos, fabricados o importados en la zona de la UE. Esto puede implicar testado en animales, cuando no se dispone de otros ensayos.

En China, por ejemplo, es un requisito legal que los reguladores del país testen los productos, lo que significa que las empresas que venden en China se arriesgan a que sus productos se prueben en animales, aunque hayan sido testados en otras partes del mundo.

Elizabeth Baker, directora del programa de políticas farmacéuticas del Comité de Médicos por una Medicina Responsable, explica el duro trabajo que hay detrás de la legislación de California, llamada la Ley de Cosméticos Libres de Crueldad.

"En California, hay un Senado Estatal y una Asamblea Estatal, y para que un proyecto se convierta en ley lo tiene que firmar el Gobernador. De momento, hemos superado la Asamblea y el Senado", comenta.

Los cambios, sin embargo, plantean muchos retos. Elizabeth explica que otro factor que frena el progreso es la resistencia institucional, sobre todo de las empresas, que llevan años trabajando de la misma forma y son reacias a adaptarse. La falta de formación también plantea desafíos a las personas, que no siempre saben cómo utilizar las nuevas tecnologías.


Nuevas esperanzas

Un futuro sin crueldad animal supone un esfuerzo colectivo. Tienen que involucrarse grupos de presión, para intentar forzar un cambio normativo; activistas que luchen por concienciar a la opinión pública; y científicos que diseñen nuevas pruebas.

Una de las novedades que se han desarrollado en los últimos años son los órganos en chip. Estos microchips, que contienen células humanas, son recreaciones de órganos en miniatura que miden cómo actuará un químico en el cuerpo.

Relacionados con esa tecnología, están los ojos en chip, que podrían facilitar las pruebas de irritación ocular, liberando a los animales de esos ensayos. Este gran avance es obra del ganador del Lush Prize 2018, en la categoría de Ciencia, el profesor coreano-estadounidense Dan Dongeun Huh, del Grupo de Investigación BIOLines (Universidad de Pensilvania).

Una de las principales razones para iniciar el proyecto fue crear una alternativa a la controvertida prueba Draize, donde sujetan a los conejos vivos para someterlos a repetidas pruebas de irritación ocular, antes de sacrificarlos.

"Dada la limitada capacidad de los animales de laboratorio de simular la fisiología humana, la experimentación animal en la investigación de las ciencias biológicas plantea importantes preocupaciones científicas, éticas y económicas", defiende Dan.

El equipo que está detrás del avance también ha desarrollado un pulmón de fumador en chip, placenta en chip e inmunoterapia para el cáncer en chip, hecho a partir de vasos sanguíneos vivos, que se pueden estudiar para ver cómo interactúan las células cancerosas con algunas partes del sistema inmunológico.

Esta lucha no se limita a la industria cosmética. A principios de 2018, los científicos del Imperial College London se convirtieron en los primeros del mundo en utilizar la tecnología del "órgano en chip" para estudiar el efecto de las enfermedades infecciosas en los órganos humanos.

"Los cosméticos han tomado la delantera, pero no existe ninguna razón que impida a la industria farmacéutica adoptar estos métodos también", apuntó la Dra. Treasure en el comité de expertos del Lush Showcase.


Merece la pena luchar

Las implicaciones éticas de las pruebas con animales están bien documentadas; Humane Society International describe las pruebas que se llevan a cabo y lo que soportan los animales. Además de todo esto, está la cuestión del rigor científico. ¿Son realmente eficaces las pruebas en animales aplicadas a productos que utilizan los humanos?

"Yo diría que aquí también hay un problema ético para los seres humanos", dice Elizabeth Baker, al hablar de los problemas con los medicamentos que fallan, una vez que han pasado la etapa de pruebas con animales.

"Imagina la innovación, imagina hasta dónde podríamos llegar en medicina, en pruebas cosméticas o en evaluación de productos químicos, si una fracción de ese dinero se invirtiera en investigación basada en humanos, en modelos informáticos complejos o en laboratorios", añade.

Emily McIvor, de PETA, está de acuerdo. Ella defiende que los nuevos métodos son más relevantes para los seres humanos y cree que el final del testado en animales ya se contempla.

"El final se está produciendo gracias a los avances de la ciencia, pero también a los del ámbito legislativo, porque los países están bajo la presión del público, de los consumidores y de empresas como Lush, para poner fin a los ensayos con animales", dice.

"La ciencia y la divulgación pública van de la mano, y como telón de fondo están los reglamentos. Y si hacemos campaña lo suficiente, y la hacemos en suficientes lugares, las reglas cambiarán", añade.

Sin embargo, hubo algunas notas discordantes entre los ganadores del Lush Prize, una de ellas es lo lejos que han llegado las universidades en este tema. Aunque Emily siente que ha habido un cambio político, y que muchos jóvenes investigadores biomédicos se enorgullecen de decir que no testan con animales, Carol ha tenido experiencias mixtas.

"Hay muchos estudiantes que nos escriben con regularidad para decir: 'Quiero hacer una carrera que no incluya pruebas con animales, pero mi universidad sigue esperando que lo haga'. Sé que hay cambios, pero cuando estudias farmacología utilizas componentes animales; la fisiología... muchas de esas ciencias humanas clave siguen utilizando los métodos antiguos", defiende.

Carol cree que aún queda mucho trabajo por hacer entre la industria y las universidades, para que los métodos in vitro (a veces llamados experimentos en tubos de ensayo) pasen a formar parte del plan de estudios estándar, acabando con los prejuicios en contra de erradicar los ensayos con animales.

Independientemente de que los jóvenes investigadores puedan desarrollar su carrera sin testar en animales, Elisabeth Baker apuntó que las cosas se están moviendo más rápido que nunca, y todo el panel coincidió. Por eso, el equipo del Lush Prize decidió crear una categoría de “Joven Investigador”, que cubre tres áreas geográficas distintas, para que los jóvenes científicos de todo el mundo pudieran continuar su trabajo en la investigación sin animales.

La batalla contra el testado en animales está lejos de haberse ganado, pero estamos siguiendo el camino adecuado, impulsado por una combinación de avances científicos, formación, concienciación pública, presión, y científicos comprometidos con trabajar en laboratorios libres de animales, como Pilar de la Puente, la primera ganadora española del premio Lush Prize.