Este mes patrio queremos llegar a toda la República Mexicana. Compra $1500 pesos o más y el costo del envío va por nuestra cuenta.

Viva México

Un rayo de Sol

Cuando el sol brilla con fuerza no hay nada mejor que dejarse acariciar por sus rayos y absorber las buenas vibraciones. Eso sí, es importante proteger la piel y encontrar el protector solar que mejor funciona.

Encuentra "el tuyo"

Encontrar el producto y la rutina perfecta te ayudará a estar protegido durante todo el día. Así que aquí tienes una guía práctica:

Puede resultar difícil aplicar protector solar cuando estás siempre de un lado para otro. Si ese es el caso y necesitas proteger todo tu cuerpo, The Sunblock es una solución rápida y sencilla. En la ducha, desliza esta mezcla sólida por todo el cuerpo, después, sécate y siente la hidratación. Con un FPS (Factor de Protección Solar) 30, este protector solar está hecho a partir de un bloqueador natural, el óxido de zinc, que ofrece una protección de amplio espectro contra los rayos UVA y UVB. Pon un poco más siempre que lo necesites, frotando la barrita por la piel seca o mojada. 

Si lo que buscas es una protección suave y matificante, Powdered Sunshine es la mejor opción. Este producto comparte ingredientes con The Sunblock pero su fórmula en polvo mantiene los brillos a raya. Tiene un FPS 15 y es fácil de llevar a todos partes para retocar cuando sea necesario.

Sesame Sun Tan es un producto que tiene un FPS más bajo (10) y está diseñado para ayudar a la piel a generar más melanina (pigmento que determina el color de la piel). Esta es la opción ideal para aquellos que no están mucho tiempo expuestos al sol y que no necesitan una protección muy alta. La hoja de nogal y el extracto de aloe vera activan la producción de melanina, mientras que el sésamo ayuda a repartir los rayos de sol para un bronceado uniforme. 

¿Cómo funcionan los protectores solares?

Los rayos UVA y UVB pueden dañar de forma grave los tejidos más profundos de la piel. Los protectores solares funcionan como una especie de escudo, reflejando o absorbiendo estas radiaciones. Eso sí, su eficacia es limitada. Los rayos UVA y UVB pueden dañar de forma grave los tejidos más profundos de la piel. Los protectores solares funcionan como una especie de escudo, reflejando o absorbiendo estas radiaciones. Eso sí, su eficacia es limitada.  

El FPS es el tiempo que una persona puede estar debajo del sol sin quemarse. Es decir, si una persona empieza a quemarse a los 10 minutos y se aplica un protector con factor 15, estará protegida 10 veces ese tiempo o, lo que es lo mismo, 150 minutos.  

Elegir el nivel de protección adecuado para tu piel puede ser complicado, teniendo en cuenta que los FPS se basan en pruebas donde han aplicado el producto de forma muy generosa. Escoger un factor alto y poner más crema cada dos horas es la táctica más eficaz para protegernos frente al sol.

 

 

En contra del testado en animales

Los productos solares de Lush han sido testados acorde a los estándares de la industria en un laboratorio externo en Nueva Jersey (EEUU) que utiliza métodos de prueba pioneros que no incluyen animales. El Doctor Shyla Cantor, científico vegetariano, mide el nivel de FPS de los productos en personas que se ofrecen de forma voluntaria a cambio de una compensación económica. Así, Lush puede ofrecer los mejores resultados de forma ética. Los productos examinados están hechos a partir de una combinación de tres ingredientes sintéticos seguros (Octyl methoxy cinnamate, Butyl methoxydibenzoylmethane y Octocrylene), así como de materiales naturales como la calamina y el óxido de zinc para crear una barrera protectora frente al sol. 

Para comenzar a evaluar el nivel de protección de los productos hay que dibujar una rejilla numerada en la espalda de la persona voluntaria. Después, cada trozo de piel se expone a las luces UVA y UVB. Los científicos miden de forma exacta la respuesta de la piel a cada exposición para determinar su protección natural. Después, comprueban durante cuánto tiempo un producto con factor de protección solar puede evitar la respuesta de la piel.    

El número de los protectores solares es siempre un múltiplo de cinco (cinco segundos o minutos, después 10 y así sucesivamente). Al aplicar una crema con FPS 30 estarás protegido 30 veces más de lo normal, siempre que hayas usado la misma cantidad de producto que en las pruebas. En los laboratorios de Lush utilizamos 2 mg por cm2 (dos dedos por cada área del cuerpo). Lo más importante para estar protegidos es conocer la tolerancia de nuestra piel al sol, aunque algunos daños solo se pueden ver en el laboratorio. Por eso, es aconsejable aplicar una cantidad generosa de producto de forma frecuente.