Este mes patrio queremos llegar a toda la República Mexicana. Compra $1500 pesos o más y el costo del envío va por nuestra cuenta.

Viva México

El lazo que envuelve a Golden Wonder

Lyon es la capital mundial de las cintas y los lazos. Entre fábricas de automóviles y farmacéuticas, los tejedores modernos de cintas mantienen un firme control de lo que ha sido una tradición en la zona desde principios de 1800. Un arte que ha pasado de generación en generación.

Una de esas tradicionales fábricas teje los lazos del regalo Golden Wonder. Mil telares inundan la planta baja del edificio, junto a láseres y máquinas de cortar. Como si fuera un trozo de la historia de Lyon, en algún rincón de la fábrica, descansa un telar antiguo, que ya no se usa a pesar de estar en buen estado. En las estanterías se acumulan pilas inmensas de libretas que recogen los pedidos de los últimos cien años. Y es que esta empresa familiar se fundó en 1959 y desde entonces no ha hecho más que crecer.

De vuelta a la planta baja, y entre los mil telares que la ocupan, hay seis que tejen cintas azules, adornadas con estrellas doradas y blancas. Para configurar cada una de las máquinas se necesita un día entero, por eso disponen de 40 trabajadores que se encargan de que todo marche sobre ruedas. Desde Poole viaja hasta Lyon una idea, que sale de la mente creativa de un diseñador de Lush, y desde el telar en Francia llega a tus manos -allí donde estés- un lazo que recorre un largo camino para hacer feliz a alguien el día de Navidad.