Desodorantes sólidos: ¿Cómo se hacen?

Los desodorantes sólidos permiten mantener la piel fresca y sin olor de una forma respetuosa con el medio ambiente. Pero, ¿cómo se elaboran? Están repletos de ingredientes frescos, por supuesto, pero ¿sabes cómo convertimos ingredientes del día a día en barritas de desodorante?

Así se hace Aromaco

El desodorante sólido Aromaco es una alternativa a los desodorantes roll-on libre de embalaje. Pero, ¿sabías que se elabora con la misma técnica que se usa en nuestros jabones Lush? Ahora ya lo sabes.

Primero, se combina el súper absorbente y antibacteriano bicarbonato sódico con agua caliente y propilenglicol; esto crea una textura sedosa que permite que los ingredientes se depositen sobre la piel. Cuando todo está bien mezclado, se añade estearato de sodio para que el jabón se endurezca una vez se haya enfriado. Mientras tanto, se vierte el hamamelis en la mezcla por sus propiedades secantes y refrescantes para la piel.

Es el momento de añadir el antibacteriano aceite de camomila. Se produce entonces una ligera reacción en la mezcla, porque la naturaleza alcalina del bicarbonato sódico estabiliza el ácido del vinagre para crear un producto que trabaja en equilibrio con las funciones naturales de tu cuerpo, además de controlar de forma delicada el crecimiento bacteriano.

Por último, agregamos la fragancia de pachuli mientras la mixtura sigue caliente. Se cuela a través de muselinas y se vierte en moldes hasta endurecerse.

Así se hace T’eo

Elaborar el desodorante sólido T'eo no es tarea fácil y se pueden necesitar hasta ocho personas para hacer un lote de 100kg.

Primero, se mezcla una fragancia hecha de desodorizantes aceites de árbol del té, limón, enebro y hierbalimón con hidratante aceite de hueso de albaricoque y uvas recién licuadas. Entonces, se vierte esta mezcla en una batidora con el resto de ingredientes, como el súper absorbente carbonato de magnesio. Una vez completado este proceso, los fabricantes (esos expertos que elaboran los productos) tienen que preparar rápidamente los moldes con pétalos de aciano decorativos y verter y prensar la mezcla para que se fijen correctamente.

Se trata de un trabajo en equipo; y se llama al departamento de polvos al completo para que prensen de forma individual cada barrita de desodorante una a una. Es una carrera contra reloj: tienen dos horas antes de que se sece la mezcla.

Entonces se dejan reposar las barritas de desodorante T'eo recién hechas toda la noche en sus moldes y después se sumergen a mano por la parte inferior, una a una, en cera azul, para que sean más fáciles de sujetar al aplicar.
En 3 horas las nuevas barritas sólidas T'eo están listas para empaquetar, enviar y desodorizar axilas por todo el mundo.