250.000 libras concedidas a los ganadores del Premio Lush Black Box
 
 
La toxicidad se ha medido con éxito utilizando células humanas por primera vez y los investigadores dicen que el proceso podría sustituir a la experimentación con animales.
Los científicos que han desarrollado una prueba de toxicología libre de crueldad se han convertido en los primeros en ganar una parte del premio dotado con 250.000 libras. Los investigadores, Andreas Natsch, Terry Schulz, David Basketter y Frank Gerberick, han ganado cada uno una parte del premio anual para financiar un mayor desarrollo de una prueba de sensibilidad de la piel que revela cómo una reacción tóxica viaja a través del cuerpo humano, sin el uso de animales vivos. 

La prueba es la primera en su categoría y demuestra internamente cómo los productos químicos crean un mapa completo a través del cuerpo humano en un campo de la ciencia llamado Evaluación Alternativa de Resultado. Significativamente, el método ha tenido el sello de aprobación de la autoridad global, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y se ha incluido en las directrices de ensayo de toxicidad de la organización. 

Terry Schulz, que publicó un documento pionero en el enfoque de la evaluación alternativa en 2012, ha querido rendir homenaje a los 20 años de bases científicas que “han  arrojado datos y la comprensión mecanicista necesaria para convencer a la OCDE que (la prueba) proporcionaba la profundidad y la amplitud necesaria para el uso reglamentario”, y añadió que la vía libre de crueldad tiene el potencial de “no simplemente acabar o reducir la experimentación con animales actual, sino para para reemplazarlo”. Se necesitan más fondos para ayudar a perfeccionar y mejorar este  avance.

El colaborador, David Basketter, se especializa en la estructura molecular como medio de predicción de toxicidad. Se espera que una mayor investigación dará a los científicos la capacidad de desarrollar un medio de evaluación directo de la estructura química y la creación de una plataforma para experimentos libres de crueldad más fiables. Como presidente de numerosas conferencias europeas sobre la cuestión de las alternativas de experimentación animal, Basketter planea utilizar la concesión de premios para financiar los viajes y promocionar el gran avance que supone esta prueba. Él explica que incluso cuando los métodos alternativos se han validado y se han introducido en las directrices de la OCDE, “esto garantiza su aceptación por los reguladores en todo el mundo y representa un reto importante exigiendo reiterados esfuerzos”. 

La necesidad de aumentar la precisión de los datos está impulsando el desarrollo de alternativas de experimentación animal. Además de la creciente preocupación por el sufrimiento de los animales implicados, Andreas Natsch, también premiado, ha declarado que la señal no animal de la vía toxicológica también se inspiró en la necesidad de aumentar la precisión de las pruebas de sensibilidad temprana. Su creación, el método 'KeratinoSens', que utiliza una línea de células humanas en un tubo de ensayo en busca de un tipo particular de la señalización de genes, encarna la evolución hacia métodos más precisos de evaluación libre de crueldad, ya que los científicos buscan más detalles sobre biología humana más que de la biología animal. La financiación de este premio permitirá a Nasch y a sus compañeros mejorar más la prueba e investigar moléculas más complejas con mayor detalle. Como en la prueba ya se da información valiosa sobre las reacciones humanas en lugar de las de los animales, Nasch explica que tiene el potencial de reemplazar totalmente la experimentación con animales en muchos casos, “como en el proceso de descubrimiento de la selección de nuevas moléculas para introducirlas en el mercado con seguridad”. 

El premio más grande en el campo de la no experimentación en animales. 

Establecido en 2011, el Premio Lush es una iniciativa que premia el trabajo de los científicos, los grupos de presión y los investigadores que contribuyen a la lucha contra la experimentación con animales. La organización ofrece actualmente un fondo anual de 250.000 libras, (el más grande disponible en el campo de los ensayos sin animales), que se puede dividir entre los ganadores. Los premiados se deciden por un comité de jueces externos en diferentes áreas de especialización