Break Free; liberémonos de los combustibles fósiles

Actualmente estamos siendo testigos de la mayor acción de desobediencia civil de la historia del movimiento ecologista. Personas de todo el mundo se están uniendo en una oleada sin precedentes de crecientes acciones en masa en contra de los proyectos más peligrosos del mundo de carbón, petróleo y gas natural, todo ello bajo el lema Break Free(Liberémonos) de los combustibles fósiles.


Las acciones de Break Free comenzaron esta semana en el Reino Unido. Trescientas personas se unieron para detener durante un día entero la actividad de la mayor explotación minera a cielo abierto del país, Ffos-y-fran, en Gales del Sur. La ocupación y el bloqueo pacífico acabó sin detenciones.

Al día siguiente, 10 000 personas marcharon en Filipinas pidiendo el fin del uso de carbón; esto ocurre en un país donde hace un mes la policía abría fuego contra granjeros que solicitaban ayuda para las comunidades granjeras que se habían visto afectadas por una sequía agravada por el cambio climático.

Durante los días siguientes iremos viendo a mucha más gente alrededor del mundo reforzando acciones a través de una desobediencia civil pacífica. Por ejemplo, en Australia se enfocarán en el puerto carbonero más grande del mundo. Los nigerianos se enfrentarán a la industria del petróleo, los brasileños actuarán en contra del fracking y los canadienses están preparándose para alzarse con fuerza contra un acueducto de arenas alquitranadas.

Se espera que miles de personas se unan entre el 13 y el 16 de mayo en una acción para detener la extracción de carbón en Lusatia (Alemania), una de las mayores minas de lignito a cielo abierto de Europa. Las comunidades locales han luchado contra la minería y el reasentamiento durante décadas. Ahora, la empresa Vattenfall, que pertenece a Suecia, quiere vender sus negocios de lignito a un comprador checo; pero primero el gobierno sueco debe aprobar el acuerdo.

Ende Gelände (“Hasta aquí y no más allá”) es un movimiento que pide la retirada progresiva del carbón desde ya. El gobierno sueco y Vattenfall necesitan asumir sus responsabilidades y mantener el carbón bajo tierra, mientras que el gobierno alemán debe ponerle fin. Basta de arrasar pueblos, basta de explotaciones a cielo abierto. Esta acción pide un cambio sistemático a un sistema energético que priorice a las personas y al planeta por sobre los beneficios y el poder corporativo.

Gente de toda Europa está uniéndose y ya se han reservado 30 autobuses que llegarán desde 13 países diferentes. Todo el mundo puede participar, sin importar sus anteriores experiencias en acciones similares. En el campamento climático habrá formaciones sobre la acción, información jurídica y talleres. Se llevarán a cabo cerca de Proschim, un pueblo que proporciona a todos sus habitantes energía a través de fuentes renovables, pero está condenado a ser devorado por la mina.

2015 fue el año más caluroso de toda la historia y los impactos del cambio climático ya están golpeando comunidades de todo el mundo. La necesidad de actuar frente al cambio climático nunca ha sido tan urgente. Y sin embargo, mientras los gobiernos se comprometen a limitar el calentamiento global a 1,5-2℃, existe una brecha enorme entre sus palabras y sus planes de acción.

En nuestras manos está disminuir esa brecha, pasar a la acción y mantener los combustibles fósiles bajo tierra, para acelerar así la transición hacia un sistema de energías renovables comunitario. Y por esta razón gente de todo el mundo está preparándose para pasar a la acción como nunca lo había estado antes.

Más información sobre las protestas globales de Break Free contra los combustibles fósiles: http://www.350.org y https://breakfree2016.org/

Por 350.org

La libertad de expresión es un derecho que debemos preservar. Cedemos páginas a otros para que puedan contarnos su visión del mundo