¿Son los jabones líquidos mejores que los jabones sólidos? En pocas palabras, no.


No hay evidencia científica que sugiera que el jabón antibacteriano, o un desinfectante, se deshaga de los gérmenes de forma más eficaz que un buen lavado de manos con jabón y agua tibia. De hecho, un estudio sobre la eficacia del agua y el jabón frente a los desinfectantes de manos hidroalcohólicos, demostró que las personas que se lavaron con agua y jabón tenían menos bacterias en las fosas nasales que las que usaron desinfectante de manos.


El cofundador de Lush, Mark Constantine, nos da su opinión sobre estos hallazgos:

“La razón por la que Lush recomienda lavarse las manos con agua y jabón es porque el jabón expulsa la suciedad, las bacterias, las levaduras, los hongos y los virus. Lo cierto es que mata las bacterias pero no los virus y crea temporalmente un ambiente alcalino hostil en el que ni las bacterias ni los virus encuentran un medio viable para vivir. Después de usar jabón, la acidez natural del cuerpo regresa, así como lo hacen los millones de organismos no patógenos que prosperan en la piel. Nuestra piel es, de forma natural, una superficie muy árida para otras bacterias menos amigables”. 

“En Lush no hacemos jabón líquido porque al final no es jabón, sino detergente líquido, lo que significa que no es alcalino y necesita además conservadores sintéticos para impedir la proliferación de microorganismos patógenos. En el jabón eso es imposible que ocurra por su alcalinidad (sin embargo puede suceder en el agua sucia alrededor de la pastilla, si no se drena adecuadamente). Por si eso fuera poco, el jabón líquido viene en una botella de plástico y su dosificador no puede ser reciclado”.

Las bacterias que habitan en la piel producen compuestos que mantienen a raya a los intrusos. El científico cosmético e inventor de productos, Daniel Campbell, lo explica: "Los conservadores de los jabones de mano líquidos destruyen los microorganismos que viven en la piel, ya sean amigables o no. Cuando no tienes bacterias ‘buenas’ protegiendo la piel, esta se vuelve más vulnerable a los invasores de fuera, dejándote la piel seca o dañada".

Los jabones de Lush van un paso más allá. En lugar de erradicar todas las bacterias, incluyendo las buenas, "ayudan a mantener un equilibrio microfloral en la piel", añade Campbell.

¿Cómo funcionan los antibacterianos?
Los microorganismos son extremadamente hábiles y si las condiciones son buenas, estas diminutas bacterias pueden multiplicarse muy rápidamente - algunas bacterias pueden dividirse en sólo 20 minutos. Los antibacterianos trabajan interrumpiendo estas condiciones para hacer más difícil la multiplicación de los microbios, tal y como explica Campbell: "Si quieres matar a los microorganismos no deseados tienes que mirar a lo que son susceptibles. Tienes que cortarles la comida, el hábitat o impedirles que se reproduzcan".

No olvides lavarte las manos con frecuencia.

Descubre montones de jabones que mantienen a raya los gérmenes sin olvidar el cuidado de la piel, ¡explora aquí la gama completa!

Destacado

Jabones

Disfruta lavarte las manos

Etica